fbpx

La Zariguëya: El marsupial marginado.


La zarigüeya es una especie de marsupial que habita diferentes países del norte, centro y sur de américa. En Colombia se le conoce generalmente como runcho o chucha, y también en algunos sectores como fara. Lastimosamente, es considerado como una peste por algunas personas ya que, en  algunas ocasiones, suelen matar animales de granja como pollos y gallinas de cría.

Es un mamífero de tamaño mediano que puede llegar a medir entre 45 y 60 cms y su peso ronda los 2 kg. Son animales nocturnos y comúnmente se cree que son poco sociables pues se les ve en grupo únicamente en época de apareamiento o de cría; sin embargo, se les ha observado en cautiverio compartir su nido con otras de su misma especie a pesar de que entre ellas no se conozcan.

Hábitat de la zarigüeya:

Habitan mayormente en climas templados con zonas boscosas y húmedas; sin embargo, esta especie es capaz de adaptarse a todos los entornos, así que su hogar puede ser casi cualquiera.

Puede ser encontrado en diferentes países del continente americano tales como: Colombia, Perú, Ecuador; Argentina, Brasil, México, entre otros.

Alimentación:

La zarigüeya es una especie omnívora, por lo tanto, su alimentación es variada, dependiendo del alimento disponible en la zona que habite. La dieta de este marsupial consiste en frutas, semillas, insectos y carroña. Al tener una alimentación variada este animalito ayuda al control de algunas plagas, por ejemplo, las garrapatas, arañas, ciempiés, alacranes y algunas serpientes.

Nombres comunes de la zarigüeya en otros países:

  • Zarigüeya americana.
  • Zarigüeya cangrejera.
  • Tlacuache (México)
  • Zorro pelón (Costa Rica)
  • Guazalo, Chucha, Runcho (Venezuela)
  • Comadreja (Argentina)
  • Carachupas (Bolivia)
  • Huanchacas (Ecuador)
  • Tacuazin, guazalo (Honduras, Guatemala y Salvador)

Datos curiosos:

  • Una de las características que más llama la atención de este pequeño marsupial es su hábito de “hacerse el muerto” en presencia de algún tipo de depredador; es importante mencionar que las zarigüeyas no tienen el control ante esta reacción puesto que se llenan de miedo a tal punto que pierden el control de su cuerpo; esto les sirve como un mecanismo de defensa, pues cuando esto sucede se tiran al suelo sacando su lengua y su cuerpo empieza a emitir un olor desagradable, el cual ayuda a alejar a sus cazadores.
  • La zarigüeya es inmune a casi todos los venenos de las serpientes, lo cual las hace ser perfectas para combatir el peligro que estos reptiles venenosos generan a los humanos.
  • Se cree erróneamente que las zarigüeyas duermen agarradas de su cola, pero no es así, es tan solo un mito, la cola es como una extensión más de su cuerpo y aunque suelen aferrarse de las ramas con su cola solo pueden hacerlo durante un corto tiempo. Está extensión les sirve para tomar ramas y hojas para construir sus nidos.
  • Al igual que la Ardilla de cola roja este marsupial ayuda a la reforestación de la zona que habita.
  • Ayuda al control de ectoparasitos como las garrapatas, así como el Milvago chimachima.

2 comentarios en “La Zariguëya: El marsupial marginado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *